Akzevs, el Esqueleto Bromista